¡¡¡Bienvenidos!!!

"La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Se construye a través de la interacción entre el individuo y las extructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social."

Declaración Universal de los Derechos Sexuales


Sexualidad 46

Loading...

domingo, 21 de marzo de 2010

La sexualidad en la niñez:
Aproximadamente a partir de los dos años se inicia la niñez. Los niños toman conciencia de que pueden retener el pis y la caca. 
La retención y luego la expulsión les genera placer. Freud llamó a este período "Etapa Anal". 
Esta etapa es muy importante para el desarrollo de la sexualidad porque comienzan a tener conciencia de sus genitales externos. Por ello, si, durante el aprendizaje del control de esfínteres se lo/a reprende porque no han podido contener el pis o la caca o se los reta y castiga cuando se tocan los genitales, los niños asumen que la zona genital es "mala" y “fea”.
Incorporan la locomoción y el lenguaje, que son muy importantes porque les da mayor autonomía y configuran su identidad.
Alrededor de los cuatro años, la/el niña/o toma conciencia de sus genitales y de las diferencias sexuales. 
En esta edad tienen gran curiosidad por su cuerpo y el de los otros/as niños/as y adultos/as. 
Por eso, se tocan sus genitales, como forma de autoconocimiento. Si bien muchas personas adultas censuran este comportamiento, constituye un proceso natural. 
Asumido naturalmente y con el acompañamiento de sus padres, madres y docentes, los niños/as irán aprendiendo que tocarse los genitales constituye una práctica que debe realizarse en un ámbito de intimidad, de la misma manera que ir al baño.
Freud llamó a este período "Etapa fálica". Solo si el tocarse los genitales se diera de manera compulsiva y reiterada, los padres deben pensar en realizar una consulta profesional al pediatra o a otro profesional según cada caso y/o situación.
El/la niño/a querrá saber ¿cómo nacen los bebés?. Es importante brindarle respuestas veraces y claras, con información adecuada que pueda entender e incorporar.
Insistir en “la cigüeña”, "el repollo" o "la semillita", no es en estos tiempos lo aconsejado, tampoco darles más detalles y explicaciones que los niños no pueden comprender. 
Es necesario en las nenas aclararles que los bebés no nacen o salen por la uretra, o sea por el orificio por el que hacen “pipi”, sino por otro especial. 
Es una forma de empezar a permitirles reconocer la diferenciación entre el orificio de la uretra y el de la vagina.
Como tiene mayor comprensión de la información y se interesa por saber más cosas, comienza la "edad de los por qué". 
Etapa difícil para padres y docentes porque preguntan el porque de todo, no solo sobre su cuerpo. 
Es clave siempre dar alguna respuesta comprensible y lógica. 
A veces se les dan respuestas poco veraces que los niños detectan y es una forma de que pierdan credibilidad en padres y docentes. 
No responder a las preguntas favorece que los/as niños/as busquen respuestas en otras personas y esto no es lo más conveniente porque pueden recibir información incorrecta ya sea porque son otros/as niños/as o
adultos que no siempre son confiables.
Es muy posible que en esta etapa los niños se vuelvan exhibicionistas, quitándose la ropa todo el tiempo, exhibiendo su cuerpo. 
Otros son terriblemente pudorosos/as cuando los queremos acompañar al baño o ayudarlos a vestirse no lo permiten, nunca se muestran desnudos y se afecta su relación con su propio cuerpo.
También es probable que en esta etapa los niños intenten acercarse a su madre y rechazar a su padre, y que las niñas fantaseen con "casarse" con su padre. 
Este proceso es transitorio y se desarrolla exclusivamente en el campo de la imaginación y las fantasías de los/as niños/as, por eso no deben de ser motivo de interés ni deben fomentarlo los padres o docentes.
Si bien a esta altura en general los/as niños/as ya han tenido una experiencia institucional a través del jardín maternal y/o el jardín de infantes, es recién a los seis años que comienza una etapa de mayor apertura a la sociedad a través del ingreso formal a la escuela primaria. 
Se inicia la etapa de socialización de sus deberes y obligaciones, y tenderá a ser más responsable por sí mismo/a y los demás.
En la mayoría de los casos, cambiará su carácter. Le será un desafío asumir los cambios en su vida. Mientras el proceso de aprendizaje en el jardín de infantes está asociado al juego, el placer y la expansión, en la escuela primaria se enfrenta con el esfuerzo y también el displacer.
Entre los seis y ocho años existe generalmente una relación indiferenciada entre los sexos. 
Pero paulatinamente, los varones y mujeres buscarán compartir más tiempo con los de su propio sexo, lo que les ayudará en el proceso de desarrollo de su identidad. 
La pertenencia a grupos de pares ya comienza a ser muy importante a partir de los 8 y 9 años.

Extraído del libro: "Qué deben saber madres, padres y docentes sobre educación sexual y vih/sida". Autoras: Dra Mabel Bianco y Lic María Inés Re

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada